jueves, 11 de junio de 2015

Bolras Cap. 18º

*Estuvimos otro rato buscando la manera de mejorar el artilugio. Entraron Say y Silvy con otras diez mujeres. Llevaban todas sus espadas y arcos, también vestían petos de cuero. Les saludé: “ ¿Listas para la batalla? ” Say: “ Ya lo ves Ferny, venimos a reponer fuerzas, nos toca guardia ". El rato que Tony y yo buscábamos mejoras para el invento de Lydi, el matrimonio y Miner estuvieron en la cocina preparando los alimentos para el cambio de guardia. Tony se levantó y se puso en medio de las mesas que ocupaban las mujeres: “ Solo deciros que estamos orgullosos de vosotras, ¡Por Bolras! ¡Por Goday! , levantaron las armas y lo repitieron un par de veces. Tony regresó a nuestra mesa, “ Bien hecho Tony ". A todos los soldados antes de la batalla intentábamos aumentarles el coraje, ellas no serían menos. Tony: “ Ahora todos somos soldados de Bolras, incluso los que defienden a nuestros niños en la cascada ". Eso me hizo pensar en mi familia. Silvy y Say estaban sentadas junto a nuestra mesa. “ Chicas, ¿Quién se queda al final en la cascada? “ Say: “Se quedarán Virgy y su cuñada, un par de mujeres más y los heridos. También los ancianos que no pueden disparar una flecha. “ Esbocé un gesto triste, quería despedirme de ellas de verdad, porque igual no las volvería a ver. Sé que estarán bien. Los magos no dejarán que ocurra una masacre en su propia casa. Silvy: “ Ya estamos listos para la batalla " Miner y Jun salieron de la cocina con pescado asado y unas verduras cocidas. Lydi salió detrás de ellos y al igual que Tony animó a los soldados pero de mesa en mesa. Les provocaba las risas con frases como “ Si no lucháis como hombres os escupiré en la comida ” y otras ocurrencias absurdas más. Aquí todos trabajábamos para que esto fuera posible. Unos minutos después se empezó a escuchar unos gritos como si los soldados estuvieran cargando. El nerviosismo se apoderó de todos y dejando la comida salieron de la cantina. Yo no podía moverme y me quedé en silencio intentando escuchar algo. Otro chispazo más y otra visión. Alexauron: “ Cuando el lago y la cascada se callen, que no te coja en la orilla ", yo ya me daba cuenta que estos acertijos tenían que ver con la batalla y sin duda este era de los que tenían un mensaje claro. No me quedaba otra que confesar a todos mis conversaciones telepáticas con los magos. Escuché como abrían el portalón y algunos gritos de ánimo y algarabía, debía ser Iván con sus hombres. Regresaron las chicas a terminar de comer y me lo confirmaron. Pocos minutos después entraron todos los del consejo con él. Iván: “Cuanto tiempo Ferny, ya me han dicho que tuviste un accidente ”. Se acercó y chocamos la mano. Yo levante mi mano izquierda para que viera las consecuencias.“ Con nosotros vienen dos médicos, ya los mandé avisar ”. Al final solo vinieron unos ochenta hombres de los ciento cincuenta que se supone vendrían. Iván: “ Muchos se echaron atrás en el último momento. Hay que tener mucho valor para ponerse en contra del Rey ". Nos explicó también que la batalla empezaría cuando llegaran las tropas del sur, aún no sabían lo ocurrido a la infantería del paso y le sorprendió gratamente que pudiéramos detenerles. Jun hizo una gran hoguera en el centro del poblado y empezaron a asar unos pollos para darles de comer a los soldados. Sefy: “A pesar de que seáis menos de lo que esperábamos yo creo que podremos defendernos bien”. Iván: “ Si han hecho esto es por que lo darán todo por Goday, eso no lo dudéis. Los distribuiré por el muro en espera del ataque ", le explicamos de la necesidad de reforzar la zona sur y él nos dijo que atacarían de cara, contra la puerta. Eso es lo que tenía oído de sus superiores, aún así preferíamos estar prevenidos. Uno de los médicos llegó para examinarme la mano, cuando sacó la venda hizo un gesto de desaprobación con la cabeza: “Se está gangrenando. ¿No sientes dolor? ".“ No, apenas un cosquilleo de vez en cuando ". El médico me miró a los ojos: “ Tenemos que amputarla, sino morirás ". Esa mano estaba maldita y aunque no hubiera sido necesario era lo mejor que se podía hacer. “ ¿Aguantaré hasta que termine todo? ", el médico asintió: “ Pero en cuanto termine la batalla, si aún estamos aquí, habrá que hacerlo ", se marchó y quedaron todos en silencio. “ No pasa nada chicos, es mejor así", Korde me dio una palmada en la espalda, por fín en un lugar que no me dolía. “ Debo contaros algo importante y que puede cambiar la planificación de la defensa ". Les conté a todos mis visiones. Me dejó frío que no les sorprendiera, como si ya lo supieran o como si lo esperaran. Decidimos poner guardia en la zona que daba al lago, por donde no había muro. No pensábamos que vinieran por allí ya que todo el lago se encontraba por su otra orilla contra la montaña. Decidimos hacer caso a las palabras de Alexauron y no perderle ojo. Seguimos hablando durante un buen rato y como siempre dándole vueltas a todo hasta no quedar duda alguna. Yo me posicionaría con Tony en una de las atalayas junto a la puerta, desde allí podría ver todo lo que ocurriera y así ayudar a la estrategia. Ya estaban las cartas echadas. Juntamos nuestras manos: “¡Por Goday, por Bolras!”. Todos los que allí estaban lo repitieron. Según Iván no atacarían hasta mañana. Las estructuras estaban por hacer y el ejército del sur aún no había llegado, era más numeroso y el paso desde Aguas de Goday era estrecho y sinuoso. Le pedí a los chicos que me ayudaran para ir a la cascada, quería ver a mi familia. Cuando salíamos vi a Virgy y las niñas que se acercaban. Venían de comer pollo en la hoguera, las niñas me abrazaron con cuidado, ya aleccionadas por su madre. Virgy “ ¿Qué tal te encuentras? ”, “ Mucho mejor, gracias ”, y me besó. Los chicos se fueron y las niñas me ayudaron a llegar a casa, debía descansar. Esperé el momento en que las niñas se fueron a jugar para contarle a mi mujer lo de las visiones. Ella se mostró preocupada, pero en la confianza que teníamos me confesó que sabía que era especial. Yo no lo creo, pero si todo el mundo lo ve normal, lo asumiré. No llegaba el medio día por que el tiempo iba despacio. Volví a salir de la casa junto a Virgy y nos acercamos a la orilla del lago. “ Qué lugar tan bonito ”.