Buscarse la vida

No quiero dar detalles, pero hoy es de esos días en los que como el resto de los mortales salgo para ganarme la vida. Una camiseta ajustada y bien ceñida bajo mi uniforme corto y colorido, cuando se adentre la noche hará frío. Un pantalón corto, la depilación bien hecha, siempre me miran las piernas, y unas medias a juego con camiseta y pantalón. Las botas es indiferente, ahí me da igual que pegue o no, es mi toque personal y así llamo más la atención. Lo único bueno que tiene mi trabajo es que gano mucho dinero en muy poco tiempo, pero me expongo a estar en boca de todos y que juzguen continuamente mis acciones. Voy al campo y me apoyo en un poste esperando que vengan a darme trabajo. Durante mi jornada la mayor parte del tiempo no hago nada, pero cuando toca hay que hacerlo bien, si no se pueden enfadar y es muy desagradable. En la juventud no me imaginaba que me dedicaría a esto, pensaba en otras profesiones, no digo que más dignas, no soy quien para decidir eso, pero seguro que no era esta. Tengo que aprovechar mi tiempo al máximo, cuando tenga más edad ya no podré ejercer. También debo estar en forma, con el talento no basta, lo que me da pereza es ponerme a estudiar, por eso estoy ahorrando, me montaré un negocio. Al final me acabó gustando, aunque como dije antes no pensaba dedicarme a esto, yo quería ser delantero. (Para Ivan Hernández).

LOS MAS LEÍDOS