viernes, 19 de diciembre de 2014

Locuras de amor.

Le lanzó por el puente como un acto reflejo. Si lo hubiera pensado el día que se enamoró. Hace tiempo que vagar por las calles era su trabajo y su amor no le permitía compartir su sufrimiento. Le lanzó porque le quería, porque realmente le amaba, y se quedó esperando a la policía porque antes de hacerlo ya estaba arrepentida. Su miseria movió sus brazos y su desesperación abrió sus manos. Le lanzó por su locura, por no poder alimentarle, por no poder darle cuidados, por no poder ser buena madre.