La vida entera

(Petición de Felipe Pelaez con las palabras clave vodka, nieve y mar) Hacía un par de horas que se recreaba mirando cómo el mar jugaba con la playa. Lo hacían con un palo, se lo pasaban de uno a otro y él sonreía. En ese par de horas le dio tiempo de llorar y de reír, de indignarse y maldecir. Los dos últimos años marcaron su vida, conoció a la mujer mas maravillosa del mundo y se enamoró con locura e irracionalmente. Fue perfecto hasta que supo de una infidelidad. Ahora se encontraba en la playa, junto a su pena y una botella de vodka, rememorando cada instante que pasó con ella, como si antes de aquello su vida hubiera estado vacía. Supo en su derroche de sentimientos y acciones que moriría por ella, que lo daría todo, sus posesiones, sus ilusiones y proyectos; su vida entera. Terminó la botella de un trago y la lanzó a la orilla. El mar empezó a jugar con ella y él sonrió de nuevo, mientras unas lágrimas mojaban su mejilla hasta detenerse en sus labios. Se quitó el gorro y la bufanda, tiró sobre la nieve el abrigo y descalzó sus pies para sentir por última vez el frío intenso y la textura áspera de la arena helada. Recogió del suelo el cuerpo ensangrentado de su amor y caminó hacia el agua con ella en brazos, compartiendo sus lágrimas con los inertes y amoratados labios de ella. No hubo más vida después, lo sabía, lo supo desde que la conoció. Luego la playa y el mar jugaron con ellos.

LOS MAS LEÍDOS