domingo, 15 de enero de 2017

La rutina en colores. 1

Clasifico mis recuerdos y lo que perciben mis sentidos en colores extraídos de las fotografías que realiza mi mente ,sonidos que les dan rostro, movimiento, vida...y algunas sensaciones como ayuda a mi distraída memoria. Los lugares y acontecimientos más significativos de mi extrañamente interesante rutina. Al levantarme negro profundo y el melódico sonido del despertador. Fotografía: Mental de la habitación. Color: Negro. Sonido: Música melódica con pájaros de fondo. Sensación: Sueño. Enciendo una leve luz, una lámpara con una pequeña bombilla que emite una luz amarilla que se podría calificar de tenebrosa. Sigilo y cautela al recoger mis cosas para respetar el sueño de mi amada. Fotografía: Todo desparramado sobre la mesa. Color: Amarillo. Sonido: Su respiración. Sensación: Pereza. Camino a la cocina arrastrando los pies y al encender la luz blanca estilo hospital mis parpados se cierran. Abro la nevera sin abrir aún los ojos y mi tacto me hace distinguir el envase de la leche sin dudarlo. Cojo un vaso ayudado de medio ojo derecho y lo lleno con la leche cada día más o menos y ya casi no derramo nada. Lo meto en el microondas un minuto y medio y me dirijo al baño con mi visión casi totalmente recuperada. Fotografía: La leche derramada sobre la encimera. Color: Blanco. (Hasta con los ojos cerrados). Sonido: El microondas. Sensación: Ceguera. La luz del baño también es potente, pero no tanto y además mis ojos ya responden. Abro el grifo y espero pacientemente a que el agua salga más caliente. Mientras espero observo mi rostro y mis pelos a lo Einstein sabiendo que solo con mojarme la cara todo mejora. Yo creo que es por que mis ojos ya enfocan mejor. Mojo mi cara con el agua ya templada y como vaticiné me veía mejor. Fotografía: El “pelos afro” que me mira desde el espejo. Color: Pálido y distorsionado. Sonido: El timbre del microondas. Sensación: Despertar. Saco el vaso tras un par de tientos y vacío dos cucharadas de azúcar y otra de café soluble sobre la leche. Conseguí desarrollar la habilidad para mezclar todo con una mano mientras saco del armario con la otra las galletas, magdalenas o lo que haya. Un desayuno rápido que me termina de despertar, tracto intestinal incluido. Fotografía: Las magdalenas mojadas en el café. Color: Tostado. Sonido: La cucharilla contra el vaso. Sensación: Dulce y placentera. Lo que hago en el siguiente tramo os lo voy a ahorrar, pero luego me lavo las manos. Fotografía: La pantalla del móvil. Color: Facebook. Sonido: Glaciares descongelándose. Sensación: Liberación. Como me ducho por la noche solo tengo que peinar mis descontrolados pelos un poco y poner encima un gorro de lana. Me acicalo, me visto y ya casi listo para salir me acerco a mi bella durmiente y la despierto, como ella me tiene solicitado, para despedirme y darle un beso. Fotografía: Su rostro en la sombra. Color: Hermoso. Sonido: Te quiero. Sensación: Su calor cuando me abraza. Me pongo el abrigo y salgo de casa con una sonrisa. Es muy temprano y apenas me cruzo con una o dos personas en mi camino hacia el tren. Me encanta caminar por el medio de la calle, es mucho mejor que por la acera. Cuando llego y me subo en cualquier vagón ya ni pienso, me acomodo y me echo a dormir. Otra de las habilidades que he desarrollado es un reloj interno que me avisa una o dos estaciones antes de llegar a mi destino. Esto está por estudiar. Fotografía: Las calles desiertas. Color: Ocres y mostaza farola. Sonido: El cierre de puertas del tren y su pitido infernal. Sensación: Soledad y más sueño. A pocos metros de la estación de tren se encuentra la parada donde cojo el autobús en dirección a la fabrica. Como hay unos minutos de margen, entro en el bar que hay a la espalda de la marquesina y me pido un café como refuerzo del anterior, bueno sería mejor decir que es mi primer café de verdad del día. A veces lo acompaño con una porra o unos churros. Un corto paseo hasta mi puesto de trabajo y a comenzar la jornada. Fotografía: El plato con las brillantes masas fritas. Color: marrón y dorado. Sonido: La leche calentándose en la cafetera. Sensación: Gula.