Dejar en paz.

Para escribir estas lineas no he tenido que invertir mucho tiempo, ni he tenido que utilizar la imaginación. Gracias a gente de mi entorno, no diré cual de ellos, pero si que son los inspiradores de este texto. Con la edad que tengo y que todavía no espabile. ¿Por que se reclama en esta sociedad mas sinceridad, sociabilidad, bondad., si son cualidades obsoletas? Ser abierto y transparente te hace vulnerable, porque el instinto depredador no se ha evaporado de nuestras entrañas. Y escribo esto apoyado en la rabia que siento ahora mismo, pero no por mi, si no por las otras personas que se ven afectadas por mi actitud ante la vida. Pero, ¿Quien tiene la culpa?, yo por ser abierto y sociable, o ciertos carroñeros aburridos de sus vidas y que no solo se crean sus propias ideas, si no que las hacen reales y las difunden. Bien, se ve que yo, por que hasta las personas que estimo y se han visto afectadas por mi pensar que todo el mundo es bueno, me han recriminado estas cualidades. Que debo hacer, ¿Convertirme yo también en un depredador de vidas ajenas como ellos? o ¿Ponerme como gato panza arriba enseñando las uñas y defendiendome de sus ataques con los míos?. Bien, lo siento, saldré de esta mientras a mi moral le queden los huesos para apoyarse, metido en mi burbuja aislante, protectora y curadora, totalmente impermeable. Se supone que en este espacio solo entro yo, pero esta vez se viene conmigo la decepción por la confianza violada y la tristeza de ver que la vida le da razón a estas reflexiones. Enhorabuena a los que no les gusta como soy, a los que no les gusta como vivo y lo que hago, o simplemente a los que mi despreocupada vida les molesta o les produce algún sentimiento encontrado. ¡Lo conseguisteis! Me apena no terminar de conocer a otras, las cuales no tienen culpa, pero igual que yo no la tengo para ser pasto de las hienas, ellos no la tienen para no contar con mi confianza, las alimañas se esconden entre las flores y no se las distingue bien. De verdad lo siento. Esto también y de nuevo, me muestra que la confianza solo se puede dar a contadas personas y que mi idealista sociedad desnuda de morales y tapujos es utópica, imposible. Nunca abrazare a esta humanidad corrompida e insufrible, llena de hipocresía y rencor. Intentare seguir con quien me entiende haciendo la mía propia, hermosa y realmente social, sin miedo a malicias inmerecidas, con mis personas queridas y estimadas. Seguir cargando contra mi burbuja que a mi y a ella todo esto nos da igual, y dejar a las personas que estimo y que no tienen ninguna culpa de mis actos, ni de ciertas coincidencias o afinidades, que vivan tranquilas aunque para ustedes se convierten en sospechosas. Dejarlas en paz, por favor. ( Cita: “Si alguien que lo lea se viera retratado, sépase que se hace con ese destino”. Silvio Rodríguez Domínguez. )

LOS MAS LEÍDOS