martes, 17 de marzo de 2015

Un astuto detallista

*Petición de Slvy con las palabras clave: círculo, océano y robo. Esta es tu segunda Silvia si quieres más se puede repetir todo lo que quieras. Va para todos.) “ No puede ser, ahora no”. Después de miles de horas de vuelo nunca le ocurrió esto. Uno de los motores de su avioneta empezó a fallar. Tanto tiempo lanzando paracaidistas, paseando turistas y demás, tenía el trabajo definitivo, el que haría tras terminarlo que solo volara por placer, y la avioneta le fallaba por primera vez. “ ¿Qué ocurre?, esto se mueve mucho ”. Uno de los clientes se encontraba en la cabina con él. “ Tenemos un fallo en el motor derecho, no parece grave, pero ha perdido potencia ”. “ Hasta ahora todo ha salido bien espero que no lo fastidies ”. Seguía intentando mantener la nave estabilizada, pero la falta de fuerza en el motor provocaba grandes tirones en el timón. Pasados unos minutos, el motor empezó a echar humo y poco después se paró. “ ¡Se ha parado! ¡Qué ocurre! ”, el cliente se puso nervioso. “ Ha terminado por pararse. El izquierdo no aguantará mucho solo tirando del avión, tendremos que lanzarnos ”. El cliente cambió su expresión y él le quiso tranquilizar: " Estamos muy cerca de nuestro destino. Son aguas cálidas y tenemos el mejor equipo. Los paracaídas y salvavidas se encuentran junto a la escotilla de entrada, la embarcación de emergencia también ” “ ¡Cómo es posible! Sobretodo no llames a emergencias, y vete olvidando de parte de lo tuyo ”. Escapaban del robo a un furgón y el botín era grande. A él le contrataron precisamente para escapar y ahora su avioneta fallaba, por primera vez desde que la tiene. “ No lo entiendo, la revisé al salir ". Sus tres compañeros de viaje se encontraban asustados, daban vueltas mientras esperaban sus indicaciones. “ Coger cada uno un paracaídas, y un salvavidas ”. Dejó puesto el piloto automático y fue a ayudarles, les explicó como se ponían y usaban los paracaídas y sacó la lancha de emergencia plegada y la puso junto a la escotilla. “ Hay que hacerlo rápido para que no caigamos muy distanciados. Lanzaremos primero la lancha y luego uno a uno el resto. Yo seré el ultimo.” Se pusieron los equipos y se posicionaron para saltar. Se veía en sus rostros que nunca se enfrentaron con una situación así. “ Sin pensarlo, en cuanto abra empezamos a saltar ”. Abrió y lanzó la embarcación, a sus clientes les tuvo que empujar ante su indecisión. Cuando habían saltado todos cerró con tranquilidad la escotilla y recogió los maletines con el dinero que sus apresurados y asustados compañeros de viaje se dejaron. Los puso en el asiento del copiloto y encendió el motor derecho, al que antes cortó el suministro de combustible para que se parara y humeara. “ Ya sabía que de esta me retiraba ”. La policía tardó pocas horas en encontrarles y encarcelarles. La policía de la misma ciudad en la que cometieron el robo, ya que nuestro amigo estuvo volando en círculo horas, hasta que fingió la rotura del motor. Les dejó cerca de casa habiéndolos podido tirar en medio del océano...