Desilusión

Llegue a esas tierras lejanas, sin más ambición que aprender. Con los ojos abiertos como platos y una gran ilusión. Casi aterrizando, podía ver la vegetación frondosa, con gran variedad de tonalidades, era como el paraíso. La fauna se distinguía en los claros y en las veredas de ríos y lagos, estaba en éxtasis. Es como lo imaginaba. Aire caliente, es lo primero que noté. Los trabajadores del aeropuerto iban arreglados y estaban muy bien organizados. Las instalaciones eran impecables y había toda clase de servicios, y establecimientos para disfrutar, mientras esperábamos nuestro trasporte. Salir, solo salir y todo cambio, el éxtasis en rabia, la ilusión en vergüenza, y me sentí sucio por ir limpio y bien vestido. Era un infierno hermoso, maquillado de pobreza e hipocresía, de desesperación y desconsuelo. Cuando tocó regresar ya no estaba limpio, ni bien vestido, ya no era el mismo. Abrí puertas en mi alma y me tracé objetivos. !Algo habrá que hacer!

LOS MAS LEÍDOS