miércoles, 19 de noviembre de 2014

Estudiar

Estudiando estoy, terminando los estudios que no terminé, y cada vez que voy se me abre más la mente. Me siento con más ganas de curiosear y adquirir conocimientos. Cuando era joven todo me aburría y me parecía demasiado, guiado por la adolescencia más salvaje, solo pensaba en chicas y en fiestas. Para ello necesitaba dinero, y los estudios me ocupaban demasiado tiempo. La balanza se inclinaba con fuerza hacia el trabajo, cuando era fácil conseguirlo con corta edad y sin experiencia, y con otros elementos de momento y época que no viene a lugar. Solo es una pequeña reflexión para compartir un conocimiento que te da la vida, una reflexión que un gran porcentaje de personas con cierta edad se han hecho alguna vez. Si algún joven o adulto, que dejara o esté pensando en dejar de estudiar, este leyendo esto escuchen la pregunta y piensen que lo que les cuento es real. ¿Por que deje los estudios? o si lo hubiera sabido no lo habría dejado. Ahora con mi experiencia y marcado por el cambio de turno en mi trabajo, muchos años de noche alejado de todo lo real, volví a los estudios y a la vida. El alimento de la mente es la cultura y el conocimiento, una buen libro, una buena película o una visita a un museo, la mía tenía mucha hambre. Y ahora me siento con ganas de compartir, por eso este rincón y por eso este consejo: No abandonar, no parar y los que no lo estén haciendo, siempre se puede volver a empezar