Mirar al frente

Solo cuando tus recuerdos superan tu realidad, cuando la vida no supera lo andado, es entonces cuando aparecen. Si mi vida es lo que espero o más de lo que esperaba, esos recuerdos son anécdotas y aprendizajes, simples experiencias vividas y poco más. Pero cuando a tu vida le faltan sentimientos y cosas, cosas útiles o no, pero que te hacían la vida más fácil ayudándote o distrayendo, o sentimientos importantes, el amor, la autoestima y otros más, es cuando se te encoje el corazón y el estómago. Es cuando tu cerebro trabaja en hacer todos tus recuerdos más hermosos de como eran, bajo la influencia de la nostalgia. Y la melancolía, su inseparable compañera del pasado que taladra el corazón con cada destello. Así que he de trabajar el amor y la autoestima, para no pensar que el pasado fue mejor, y si en lo que me queda por vivir. (Un ave Maria por Miriam Sevilla.)

LOS MAS LEÍDOS