Sacando partido al amor.

*/////OJO PARA ADULTOS///// (Petición de Edu con las palabras clave fisting, anticonstitucionalmente y arakiri. Como siempre poniéndomelo difícil......jajaj lo intentas porque mira que relatito más majo me ha salido jajaja un abrazo bicho.) Desde que empezó a trabajar en aquel sexshop, hace un par de años, se tomó su trabajo muy en serio. Buscaba continuamente con su pareja nuevas facetas, posturas, accesorios y fantasías para su espectáculo. Una noche en casa, en plena pasión, descubrió una nueva cualidad y en definitiva algo que daría a su carrera un salto a otra dimensión. Habló con sus jefes e hicieron un enorme cartel anunciando que para ese fin de semana el espectáculo incluiría algo nuevo y especial. Siguieron practicando el resto de la semana y cuando llegó el viernes y acudieron al sexshop casi no pudieron entrar de la cantidad de gente que esperaba para comprar sus entradas. Entre emocionadas y nerviosas fueron a su camerino a prepararse. “ Nunca vi tanta gente aquí, no sé si habrá sitio para todos”, le dijo a su pareja mientras se desvestía. Ella la besó y abrazó con fuerza. “ Todo va a salir bien mi amor, ¿Todavía te pongo cachonda, no? ”. “Si mi vida, mi preciosa niña ”. Se miraron a los ojos profundamente e hicieron el amor antes de salir al escena. La actuación comenzó como siempre con besos y caricias, contaban con la ventaja de que se amaban de verdad. En aquella cama redonda que daba vueltas lentamente para que ningún espectador se perdiera detalle del espectáculo y que había sido el lugar de algunos de los más hermosos y placenteros encuentros sexuales con su amada novia. Ellas no podían ver a los espectadores tras los cristales y eso hacía más fácil que dieran rienda suelta a su amor. Después de sentirse excitadas tras unos largos preliminares pasaron al sexo oral. Al principio sin posturas extrañas, solo tu a mí y yo a ti. Luego un 69 primero yo arriba y luego tú, para que los allí congregados pudieran contemplar bien sus esculturales cuerpos y su buen hacer. Luego jugaron con diferentes consoladores que fueron aumentando de calibre según se acercaba el gran final. Su pareja la cogió con fuerza, la dio la vuelta y la colocó de rodillas con la cabeza en el colchón. Se encintó un enorme falo sintético y la folló clavando sus caderas en sus nalgas durante un buen rato mientras ellas soltaba palabras casi inteligibles entre gemidos. De repente sacó aquello de su vagina y empezó a chupar su clítoris mientras introducía uno tras otro todos sus dedos hasta meter su mano entera y frenando a la mitad del antebrazo. Esa era su cualidad descubierta. Si estaba bien excitada era capaz de dilatar su vagina de tal manera que disfrutaba de verdad del fisting y eso les daría un plus a sus actuaciones. La noche siguiente, el sábado, hubo gente que se quedó en la calle por que no había asientos, y se percataron de que algunos repetían. Otra vez salió todo perfecto y otra vez disfrutaron del sexo. Llegó el domingo y esta vez no solo estaban sus espectadores si no también un grupo de señores y señoras añejos proclamando consignas contra la inmoralidad y a favor de la familia cristiana y heterosexual. Tal fue la bronca, el acoso y la ocupación que tuvo que ir la policía a poner paz, y puso la única paz que era posible. “ Si tienen sus consentimientos y todos los permisos para este tipo de espectáculos, intentar pararlo es inconstitucional ”, sentenció uno de los policías frente al grupo de radicales. La función continuó y se prolongó en el tiempo. Un fin de semana su pareja se enfermó y su jefe buscó una nueva compañía. Le propuso para ese fin de semana que fuera un hombre quien la acompañara en la cama. Tras hablar con su chica no hubo problema. “ Solo es trabajo y se que estás loca por mis huesos ”. Ella ya tuvo en la juventud relaciones con chicos hasta que definió su sexualidad, así que en principio no tendría que ser problema. Un día antes del la función le presentaron a su acompañante. Era un hombre hermoso, muy varonil y de facciones duras. De estatura y musculatura envidiables. Era realmente guapo y cuando lo conoció se dio cuenta de que también era educado y con una voz de locutor de radio que te obligaba a escuchar. “ Hoy deberíais ensayar, para que no os pille en blanco mañana ”, dijo el jefe. Sintió un escalofrío cuando este pasó su mano por la cara apartándole el pelo y le dijo: “ Vamos a ver qué tal nos llevamos, eres muy guapa ”. Fue a su camerino y se apoyó en la puerta nada más cerrarla. Resopló y sintió miedo. Su cuerpo se estremeció y se acordó de su hermosa chica, esbelta como junco y bella como una diosa. Se quería hacer el arakiri. ¿Tú has visto que manos más grandes?.

LOS MAS LEÍDOS