sábado, 27 de junio de 2015

Diferencias

(Petición de Coro con las palabras clave: Indígena, hijas y amor. Anímate y dame más jeje espero que te guste.) Después de tantos años hincando los codos en la mesa para convertirse en lo que quería. Después de años ayudando a la familia en al campo. Después de tener que soportar la más que nombrada crisis por los políticos, sin ningún trabajo que encontrar. Después de todos esos esfuerzos, la ilusión en forma de carta llegó a su casa. Un puesto de trabajo, por fin en lo que dominaba. El único escollo era la distancia. Tendría que estar en la otra punta del mundo, en unas tierras desconocidas para ella. La necesidad y ansia de aprender, también la de salir de allí, le hicieron organizarlo todo. Lo primero era contactar con ellos para mostrarles su aprobación a las condiciones. Pasó los exámenes médicos necesarios y compró los billetes. No pensó en la diferencia cultural y física, solo pensó en su trabajo y desarrollo personal. Estuvo durante los primeros meses solo pensando en sus padres y hermanos. Su timidez reprochada le hacía retraída laboral y socialmente. Eso le trajo una soledad no querida y despreciada. “ Solo yo puedo salir de mi burbuja “. Haciendo un gran esfuerzo empezó a quedar con compañeras del trabajo. Alguna vez con compañeros, pero el tipo de amistad que le ofrecieron no era lo que necesitaba. Otros meses después su vida social y laboral mejoró ostensiblemente. Dentro de su equilibrio entró un apuesto hombre de inteligencia adorable. Un hombre del cual aprendió a amar y demostró amarla, respetarla e incluso adorarla. Era un indígena, uno de allí. Un hombre bello, pero que en su arraigada familia no sabía como caería. Los años pasaron y los aprovechó para ir demostrando todas las virtudes de su hombre a su familia. Lo hacía por teléfono ya que aún no regreso a visitarles. Hubo una unión sin escritos. Hubo amor sin firmas ni celebraciones y dos niñas preciosas que albergaban lo mas hermoso de sus padres. Se tornó el momento de regresar. La familia entera hizo las maletas y partieron a la tierra materna para conocer. El recibimiento fue un poco frío, por las evidentes diferencias étnicas de marido e hijos. Ella se los presentó con orgullo y una gran sonrisa y ellos sintieron su felicidad. Aceptaron sin remilgos a los nuevos miembros de la familia y organizaron una boda tradicional. “Padre. Gracias por ser tan compresivos, de verdad que nos amamos “. “ Te sale la felicidad por los poros, cómo no voy a entenderlo “. Allí en la boda, la cual estaría precedida de un gran banquete, el padre acompañado de su hija soltó una carcajada. “ ¿De qué te ríes? “. El padre miró hacia su marido e hijos y se volvió a reír. Iban vestidos de gala, como manda la tradición. “ Pues yo no los veo tan mal. Yo creo que están muy guapos “. “ Porque son tu familia. Mira como les queda el taparrabos con esa piel tan pálida “. Siempre lo digo. No todo es lo que parece.