El poder

(Petición de Lydia con las palabras clave: Insurrección, innovacion y reencarnación. Es un poco abstracto..... si no entiendes algo pregunta, va en serio. Te quiero guapísima.) Hacía tiempo que los vientos de cambio planeaban por el país. El insurrecto proletariado había tomado las calles y organizado huelgas por todo el territorio. En el centro de la ciudad del centro estaba ella. La famosa por lo tenaz, por lo insistente y por lo bello. La que se erigió como la salvadora de los derechos fundamentales en una sociedad donde solo vivían la nobleza y los burgueses, el resto sobrevivía. Ponían sus espaldas, sus extremidades y su cabeza, en algunas ocasiones la vida. Lo exponían en aquellas carreras sin inscripción por los alrededores del poder. Lo hacían porque sentían que les faltaban cosas, aquellas que consiguen que te sientas persona. Ella seguía allí en medio y el día que los vasallos armados no cargaron se puso en el centro del gentío. Subida a los hombros de su compañero de diferentes cosas, arengó con anhelos a los que pudieron escucharla y la voz se corrió sin dejar las alturas como aceite en agua. Miles de vidas y amputaciones devolvieron la libertad a los olvidados. Y ella en el centro de todo. Innovó en las directrices y leyes. Repartió las riquezas de los superiores estamentos entre todos sus hermanos y no se dio más importancia que la que estos le dieron. La unanimidad era evidente en su finalmente absolutista mandato. Evitó nombrarse reina pues sería ir en contra de su éxito y eligió ser emperador. Se reencarno en sus victimas y repudiados. Se olvidó quién era mientras sus mas cercanos esquiroles solo se dejaban llevar. Su poder creció como su inconsciencia y crueldad. Se reencarno en sus antiguas pesadillas. Como no en todas las historias de este tipo hubo una moraleja. El poder es más placentero que cualquier cosa que puedas imaginar. Solo una persona extremadamente inteligente lo puede evitar. En un momento de conciencia se suicidó.

LOS MAS LEÍDOS