Bolras Cap. 24º

Nada más cerrar el portón los jinetes se dividieron en dos y dieron la vuelta sobre si mismos. Volvieron a la posición inicial y se detuvieron. No entendíamos ninguno que es lo que pretendían, pensábamos que el ataque sería ya. Sonaron de nuevo los tambores y de fondo se escuchaba el sonido de las espadas golpeando y gritos de dolor que provenían de la muralla sur. Un paisano gritó. “ ¡ Hay que ayudar a los compañeros, ¿ Por qué no hacemos nada ? ! “ Esto siguió a un murmullo inconformista y Tony habló para calmarles. “ ¡ Si dejamos de defender el portón entraran con sus caballos y no podremos detenerles. Destruirán hasta la última señal de Bolras. Aguantad, os lo pido ! “. Aún así ninguno de nosotros estaba tranquilo ni sabía que estaba pasando. Alexauron se acercó por mi espalda y me susurro al oído. “ Ferny, tu misión a partir de hoy será otra “. Se dio cuenta de la inmensa preocupación que tenía por mis compañeros y agarró mi cabeza con sus manos. “ Ayúdales a luchar “. Otro destello me nubló la mente y pude ver la lucha como si estuviera allí mismo. Vi un soldado que tenía sujeto sobre el suelo a Jolu tras la muralla y a Miry a su espalda acabando con otro. Pensé en alto o al menos lo pensé. “ ¡ Miry, ayuda a Jolu, a tu espalda ! “. Para mi sorpresa Miry se giró, agarró de los pelos al soldado y le degolló. Luego ayudó a Jolu a levantarse y miró hacia los lados, seguramente buscándome. “ ¡ Sigue, lucha ! “. Fue corriendo al huerto donde la batalla se estaba realizando, Jolu la siguió. Mi visión se elevó sobre la muralla y vi al resto. Un par de los chicos ya yacían muertos en el suelo y los demás continuaban luchando contra un batallón bastante más numeroso. Un silbido me distrajo de mi trance. Una gran roca cayó a pocos metros de mi y fue rodando hasta derribar una de las casas. “ ¡ Catapultas ! “. Otra golpeó la muralla e hizo un gran agujero. Tony: “ Ferny, estamos perdidos “. El siguiente silbido nos hizo levantar la cabeza y vimos otra enorme roca que iba directa hacia el portón. Alexauron dirigió su brazo hacia ella con la palma de la mano abierta y la desvió hacia el llano. Casi nos estaban obligando a salir o acercarnos al lago dejando así la muralla desprotegida. Si conseguían abrir mas huecos en nuestro rustico muro, podrían saltar el foso con los caballos sin problemas. El primer avance fue para tenernos juntos en una zona y podernos aniquilar. Con el brujo defendiéndonos intente volver a mi trance para ayudar a mis amigos. No me costó mucho ya que mis ganas de ayudar eran grandes y también por esa cualidad que tenía de ponerme en el lugar de los demás. Me puse tras las lineas enemigas y descubrí a varios arqueros que esperaban por si perdía la infantería. También en ese momento supe que podía hablar a varios a la vez, a Sefy, Korde y Lyca. “ Atravesar las lineas e id a la acequia entre los sembrados “. Korde y Sefy terminaron de estoquear a sus contrincantes y empezaron a correr y gritar con las armas dando vueltas sobre su cabeza, entre los enemigos. Lyca extrañado, se quedó parado unos segundos y luego les siguió. Algunos de los soldados siguieron a los hermanos circunstancia que aprovechó Lyca para ir matándolos por la espalda según se acercaba a ellos. Cuando estaban apunto de llegar un fuerte golpe en mi cabeza y un zumbido me sacaron de nuevo. Otra roca golpeó el muro a nuestra izquierda y un trozo de él golpeó mi cabeza. Notaba como la sangre caía por mi sien y entraba en mi oído. Vi frente a mi a Virgy tumbada en el suelo y dolorida agarrándose la pierna. Alexauron desviaba todas las que apuntaban al portón, pero las que se alejaban de su radio de acción estaban destrozando el muro y las viviendas. Vi a Lydi arrodillada llorando junto al cuerpo inerte de Jun. Varias personas ya fueron golpeadas por las rocas y todos se concentraron alrededor del brujo. Alexauron cada vez reaccionaba más despacio y su brazo poco a poco empezó a temblar. Me interesé por el estado de mi mujer y llamé a Tomy. “ Tony, aún queda un paquete de Doly “. “ Si, aquí a mi espalda está “. “ Solo tu puedes hacerlo. Coge al mejor caballo y sal por la entrada norte. Bordea el bosque, los arqueros están demasiado lejos para alcanzarte cuando tengas las catapultas a tiro. Solo tenemos una oportunidad. Confiamos en ti “. Salió a la carrera a por su montura y se llevó una antorcha encendida. “ Alexauron no aguantará mucho más, parte ya “. Tony salió al galope con nuestras esperanzas. La imagen del brujo se hacía más preocupante y eso me impedía concentrarme para ayudar a los otros. Cada vez había más huecos en el muro y más heridos por el suelo. Las rocas que desviaba ya no iban solo hacia la explanada, una de ellas cayo sobre el almacén. Podíamos escuchar los quejidos de dolor de los animales que guardamos allí para protegerlos de la batalla. Al mirar hacia el almacén vi como los chicos regresaban. Una roca cayó en su dirección haciendo que saltaran hacia los lados. Les hice un gesto para que se quedaran allí de momento. Aquí no hacían falta más mártires. Calculé lo que podría tardar Tony en realizar su misión y si las fuerzas del brujo aguantarían hasta ese momento. Solo era cuestión de que acertara, él si aparecía en mis sueños. Vi como el capitán de los jinetes empezaba a pasear por delante de la formación levantando su arma, haciendo que los demás también lo hicieran. Los gritos al unísono de todos ellos se escuchaba entre los silbidos y golpeos de las rocas. Los gritos de dolor y el miedo se sentían con fuerza. Se notaba que la moral de nuestra gente estaba decayendo. “ Esperemos que Tony acierte con esa flecha “.

LOS MAS LEÍDOS