miércoles, 7 de octubre de 2015

Os espero

(Hasta este sentido y pequeño texto me ha costado hacerlo, ahora entenderéis porque. Gracias por la paciencia, volveremos) Nunca pensé que el orden en mi vida fuera tan importante para ellas. Tampoco que necesitaran, además de tiempo, un espacio aislado y tranquilo. No les gustan el desorden y lo caótico de mi vida en este momento, ni mi preocupación perenne sobre mi destino. No perdimos la ilusión, pero reconozco que sí algo de ganas, pero porque hay otras cosas que hacer que urgen más. Las he desatendido e ignorado incosncientemente y ahora que intento retomar mi relación con ellas parece que me dan la espalda. Imagino que todo pasa por tener un equilibrio, por emitir una energía más positiva y receptiva que las anime a volver. Nunca deseché sus cariños y sugerencias, sus susurros y sus caricias, su loca forma de hacerme sentir diferente cuando me encuentro frente al teclado. Queridas musas regresad, prometo devolveros vuestro tiempo y atención. Por favor volved a darme parte de vuestra magia, no os defraudaré.